El genocidio no acaba

 “Y si comienzan a asesinar gente, como a los que mataron en El Caguán, en Caquetá, en la Macarena, a gente vinculada a organizaciones sociales de la zona, a esos guerrilleros, eso no es gratuito, no son tiros a la loca, son dirigidos y ponen en peligro el acuerdo del futuro”. (Alfredo Molano)

La historia parece que no tiene fin, después de este genocidio ocurrido con La Unión Patriótica -UP-  y ahora con la llegada de Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC- el asesinato continúa, la oposición parece siempre salirse con la suya y potenciarse más, no importa que tanto se llegue a unos diálogos, acuerdos o negociaciones, la intolerancia se respira y no van a parar hasta acabar con todos los líderes sociales.

De igual forma las minorías siempre se manifiestan de la peor manera, son ellos quienes no paran por intentar acallar a defensores de derechos humanos, líderes que denuncian la injusticia social y la impunidad, estas tragedias ponen  en riesgo las dinámicas pactadas en el Acuerdo de Paz que a mediano y largo plazo beneficiarían a la gente del común.

Examinaremos brevemente ahora, 136 miembros de la Unión Patriótica fueron asesinados, 38  desaparecidos y 28 sobrevivieron a atentados personales durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez[1]  y durante el gobierno de Juan Manuel Santos aproximadamente 180  líderes sociales fueron asesinados. Parece que es más importante la preparación que se viene para el año  electoral 2018, que la vida de los ciudadanos.

Para comprender mejor, esta historia surgió en la década de 1980 en el gobierno de Belisario Betancur, quien llevó a cabo  un proceso de negociación con las         -FARC-, en este mismo momento surgió un nuevo partido político en Colombia y fue la Unión Patriótica -UP-, colectividad que se encontraba de acuerdo con muchas de las posturas políticas del grupo armado, sin embargo, no lo estaban con la lucha armada, razón que llevo a organizarse política y socialmente.

En aquel entonces la Unión Patriótica -UP- hizo parte de alcaldías, senado, voto popular teniendo gran simpatía en municipios y ciudades, las élites no compartían en lo absoluto que guerrillas gobernaran pueblos, y fue entonces cuando  la criminalidad, la violencia, el genocidio, la desaparición, se tomaban las zonas para el año 1986 en adelante, matando a varios  representantes.  Una Colombia que carece de justicia, de democracia y la impunidad sigue siendo la sangre fresca, que se enfría con el tiempo, porque es en el olvido  donde quedan las víctimas, y el dolor de familiares se agudiza.

Además, la  confusión era evidente, muchas de las víctimas de este cobarde genocidio eran personas que no pertenecían al movimiento político Unión Patriótica -UP-,  educadores, miembros de organizaciones comunitarias, personas que no pertenecían al nuevo partido gestado, sino más bien tenían una relación con la organización, asimismo familiares de desaparecidos y asesinados, testigos y abogados  fueron los siguientes en las listas de personas que murieron.

Consideremos ahora el gobierno de Juan Manuel Santos, donde ocurrieron 30 muertes justo  en el inicio del cese al fuego con las -FARC-, desde el mes de enero del 2016, líderes sociales, campesinos y defensores de derechos humanos han sido asesinados en zonas de influencia del que fuera alguna vez una guerrilla alzada en armas, en el año 2017 el número acrecentó, van alrededor de 180 asesinados justo en el momento donde se pretende llevar a cabo la implementación de los acuerdos entre gobierno y FARC, tal cual como sucedió con la UP, actualmente se les asignó al nuevo partido de la guerrilla llamado Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común,  como candidato presidencial a Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’,  en Vicepresidencia Imelda Daza, cinco curules en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes hasta 2026 y siguen de pie para hacer justicia.

La intención genocida del año 1984 hasta el 2017 es clara, ya que pretende destruir un grupo político hasta la raíz, complejo,  pero no es más que la realidad partidos políticos que tuvieron distintos tiempos, con un mismo fin, beneficiar la calidad de vida de todos, y que actualmente incluyen  políticas de desarrollo agrario, solución al problema de las drogas ilícitas y fin del conflicto son algunas de ellas.

Si esta supresión continua las consecuencias serán graves, y ante este grave preocupación el periodista y sociólogo Alfredo Molano manifiesta que los resultados serán  “que se vayan de la negociación, segundo, que el ELN no quiere entrar a negociar por eso, tiene esa reticencia, por lo que está sucediendo”.  Manifestaciones como la de Jonathan Centeno vocero de Marcha Patriótica, le hace un llamado al gobierno nacional para que entienda que “los líderes asesinados hacen parte de una Colombia en paz, pues ellos son quienes construyen con sus ideas una manera distinta a los cultivos ilícitos, pues lucharon con la palabra única herramienta para trabajar”.

La situación es claramente preocupante, 500 líderes amenazados en la actualidad que temen por su vida saben que esto es una cuenta de cobro, a través de las redes sociales se ha manifestado los reportes con Hastaghs inicialmente con #Van70 después con #porlavidadenuestroslideresociales  y con #ParoNacionalPorlaImplementación, como  un medio de levantar la voz  para concientizar al gobierno de que si pretende la paz el matar a líderes sociales no consigue que callen, pero si que frene y vaya para atrás un proceso de paz.

Finalmente son situaciones que llevaron al exilio a amenazados por la intolerancia de un país que no considera la idea de que alguien piense distinto, por el temor a que la simpatía de la UP crecía en el pueblo colombiano y con el temor actual del nuevo partido político, como lo dijo una vez Aida Bella  “no pueden matar a la gente por un pensamiento político y la gran lección es que tenemos que estar todos”. Es por eso, que se pide garantías de protección a líderes sociales y que el Gobierno comprenda que la implementación de los acuerdos, es para hacer velar el respeto a la vida y a una vida digna, con paz y justicia social.

 

Por: Agencia de Comunicación Prensa Alternativa Cauca

20 de octubre de 2017.

 

[1] Información tomada de: http://www.desaparecidos.org/colombia/fmcepeda/genocidio-up/cepeda.html.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s