El último abrazo del Camarada Alfonso

camila,guerrillera. tomada de, william prado

Entre las experiencias de vida de los exguerrilleros de las FARC-EP, hay relatos asombrosos que muestran la inquebrantable moral revolucionaria: aquellas vivencias que empiezan a salir a flote, que florecerán en los campos de la historia de una Colombia que anhela la paz para las grandes mayorías de hombres y mujeres del común.

Uno de estos relatos es el escrito por Camila Cienfuegos, mujer ejemplar, amable, de moral inquebrantable, querida por sus camaradas de lucha y ahora, miembro de la dirección nacional de la Fuerza Alternativa revolucionaria del Común. Una crónica que reposo por años en su computador mientras fue delegada en la mesa de conversaciones de La Habana y que hoy sale a la luz, para contar un duro momento de lo que fue su vida guerrillera: el despedirse por última vez de Alfonso Cano y buscar por meses, escapar con vida de un cerco militar para continuar labrando esto que vive el país hoy: la construcción de paz.

Aquí el documento integro de una crónica que como muchas otras, comienzan a contarse y reescribir la historia.

Eran las 7:30 de la mañana de un día cualquiera del año 2010. Nos  encontrábamos a las orillas del rio Guayabo área de Marquetalia, a la espera de los camaradas que se habían quedado minando una trocha. Había constantes sobrevuelos de aviones de inteligencia, ametrallamientos y desembarcos por distintos flancos. La orientación era abandonar rápido el improvisado campamento: de repente escuche al camarada Pablo Catatumbo decir: ¡Camila, vamos a despedirnos del camarada Alfonso!.

Sentí un gran vacío y susto a la vez, el camarada Alfonso se encontraba a pocos pasos de la caleta nuestra. Él camarada Pablo caminaba junto a mí, cabizbajo y silencioso… de repente un ruido, eran los muchachos que regresaban de minar la trocha: fueron directo a donde estábamos, contaron brevemente sobre el enfrentamiento; Franco le había disparado  a la altura del pecho al soldado que punteaba con el perro  antiexplosivo!.

El camarada Alfonso dio la orden que desayunaran y el resto del personal fuera saliendo. La suerte estaba echada: el comando del camarada Pablo marcaria la ruta hacia Campo Trucha y Alfonso saldría rio abajo. De repente el camarada dijo, ¡ala despidámonos!: me abrazo, me apretó fuerte, luego me miro y dijo,  “Ala mijita, tiene que seguir luchando por vivir y prométame que le recordara a Pablo que se debe operar el brazo, que él no nació así”. Asentí con la cabeza, me volvió abrazar y dijo ¡despídete de Paty!: abrace a Patricia y salí rápido de aquel sitio. Nos abrazábamos unos a otros, nos despedimos de compañeros y compañeras con quienes habíamos compartido 3 años en medio de una de las más violentas arremetidas militares contra nuestro inolvidable comandante.

Fueron días y noches  de explosiones de mortero 120 y ráfagas de la aviación contra la inhóspita selva del Cañón del Rio Tamaro. Allí conocimos los hombres zorros, donde los nuestros recuperaron nueve equipos con toda la dotación, incluida  la información guardada en un computador. Era imposible no llorar al despedirnos de nuestros hermanos de lucha, sabíamos que cualquier cosa podría pasar. Para muchos en el fondo quizás era una premonición: nunca nos volveríamos a encontrar!.

Y así, partimos cada uno por su flanco en la búsqueda de romper el cerco enemigo. El camarada Pablo oriento el plan de marcha. Caminamos casi todo el día hasta que nos encontramos con el resto de camaradas que estaban de aseguramiento, es decir, los encargados de proteger una trocha. Cuando nos miraron, unos lloraban y nos abrazaban de la alegría al vernos. Fue un momento desprendido de egos,  allí afloraban los verdaderos afectos de amistad, hermandad y comunismo.

El día anterior había sido el bombardeo. El mando que estaba a cargo de ese comando había enviado a unos camaradas para que fueran a realizar un registro al sitio de lo sucedido. Temían que estuviéramos muertos.

Tomamos agua recogida de los cardos. Nos encontrábamos en el espinazo del páramo del Rio Guayabo. El camarada Pablo nos reunió y saludo a los que no había saludado: hicimos un análisis de la situación, de ubicación de las  tropas enemigas y nos orientó no hablar más de hay en delante de la zona en donde había quedado el camarada Alfonso. Guardó silencio por unos minutos y dijo: ¡camaradas! saldremos de este cerco! e inmediatamente ordeno hacer un balance de la economía, medicamentos, municiones y explosivos.

Nos retiramos a recibir la comida: todos nos mirábamos en silencio mientras comíamos una sopa aguada de lentejas con arroz. En la (ex)guerrillerada se notaba la  preocupación por la suerte del camarada Alfonso y los demás compañeros y compañeras que estaban junto con él.  Nos acostamos con la orientación de salir a marchar a las 06:00 am. Amaneció y dieron consignas para iniciar la tarea de salir del cerco.

Las largas jornadas  de marcha eran duras y el cansancio notorio en los rostros de todos, sumado a ello la poca comida que quedaba: de dulce solo había una libra de azúcar y una cajita de panela la cual el camarada Pablo ordeno guardar para una emergencia: continuamos cruzando el páramo y logramos salir a un sitio llamado El Loro.  Él camarada Leonel, había enviado un comando en busca de nosotros pero estos no lograron pasar el cerco enemigo que estaban a lo largo de la línea.

El camarada Pablo ordeno sacar 2 comandos; uno para que consiguieran una vaca y otro para ver si podían recuperar una economía que estaba en unas tinas muy cerca de la línea donde estaban acantonados los soldados. Los guerrilleros y guerrilleras estaban contentos de poder traer algo para comer. Éramos conscientes que si se cometía una sola indisciplina nos aniquilaban.

El jefe de la misión de recuperación de la economía fue Jhonatán: tuvieron que avanzar por el chuquialoso paramo mientras otros aseguraban más adelante; se escuchan las voces, tos y risas de los soldados. Era admirable ver el coraje de hombres y mujeres, que avanzando hasta muy cerca, esperaron la noche y !gol, ¡recuperaron una tina y sacaron todo lo que había allí.

En el sitio donde estábamos también habían buenas noticias: teníamos vaca y habíamos podido recuperar sal de un viejo saladero, estaba un poco sucia pero era lo que menos importaba; la emoción duró poco. Él camarada Pablo se acercó muy despacio con la voz entrecortada y nos dijo, “camaradas, hoy más que nunca debemos reafirmar nuestros principios en honor al mono, ¡nos lo quitaron, lo asesinaron”. Quedamos atónitos con la noticia. El camarada habló de la firmeza que debíamos tener y que continuábamos con el plan.

Los remolcadores estaban soñolientos empapados del chapoleo del páramo, venteaba con fuerza, todos estábamos tristes y los sobrevuelos continuaban. Se realizó el conteo de la economía recuperada; se encontró poco dulce. Ese día, el camarada Pablo oriento darnos un buen almuerzo: pregunto entre la guerrillerada, “que quieren de almuerzo?, hay arroz, lentejas, frijoles  y arvejas”.  Todos contestamos frijoles, pero con una pequeña dificultad, no había aceite.  Fritamos el cebo y  asunto arreglado, sacamos manteca. Esa manteca luego fue distribuida en el personal como parte de la economía.

Almorzamos. Mientras tanto el camarada Pablo esperaba el reporte de las comunicaciones, se nos estaba agotando la gasolina de la planta. A pesar de haber dicho que el Mono había sido asesinado, continuaba con la esperanza que siguiera vivo. De repente nos mandó a buscar a todos y nos dijo: “camaradas, con el puño cerrado y con el corazón constricto les comunico que la muerte de nuestro inolvidable comandante Jorge Briseño, a quien cariñosamente le decíamos el Mono es cierta”. También nos comunicó que el secretariado lo  había designado para  escribir el comunicado de su asesinato.

Continuamos marchando, algunas veces de noche y donde quien llevaba la peor parte era el camarada Pablo, pues tenía enyesado un brazo y el peso de este le hacía perder el equilibrio.  Siempre marche junto a  él en esas oscuras noches, lo tomaba de la mano y le exploraba donde debía pisar. Había momentos que me daba rabia conmigo misma por no tener más fuerza para sostenerlo: cuando resbalaba, el golpe lo recibía su brazo.

Los días más difíciles de aquellos tiempos fueron cuando tuvimos que caminar por una trocha minada por nosotros mismos. El minador iba adelante y la orden clara, donde pisaba él, pisaríamos todos!. El camarada Pablo y Jhonatán dijeron que en caso que alguno cayera en las minas, lo primero era que sería fatal para nosotros y lo segundo, quedábamos al descubierto del enemigo y que nuestra misión era salir ilesos. Nos mirábamos unos a otros, era evidente el peligro.

Al fin salimos del cerco, fue como volver a nacer!. En ese cruce estuvimos varias veces muy cerca del ejército: en las exploraciones los encontrábamos casi de frente, contamos con suerte de no dejarnos descubrir. En esos días de incertidumbre el camarada Pablo nos leía en voz baja el diario del Che y cuadernos de campaña de Manuel Marulanda cuando se podía; siempre estuvo muy atento a  cualquier cambio de ánimo nuestro. Fue un apoyo emocional fundamental.

Nos quedaba la incertidumbre del camarada Alfonso si continuaba en el cerco, hasta aquella fatídica noticia, donde en voz del Presidente Santos le daba la noticia al mundo del vil asesinato  del hombre de la paz, el candidato presidencial de  la nueva Colombia,  ese día recordé el ultimo abrazo de Alfonso Cano, a orillas del rio guayabo en Tolima.

recorte

Por: Camila Cienfuegos

4 de Noviembre de 2017

Este documento inédito, fue escrito en Agosto 17 del 2014 en La Habana Cuba.

 

 

2 comentarios en “El último abrazo del Camarada Alfonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s