El nuevo partido es un hecho de paz

21077643_1736923399937384_7533976096100360950_n

La implementación del Acuerdo de Paz en Colombia es una de las acciones más difíciles de poner en marcha, pues la disputa por ellos, enfrenta a un gobierno que se ha caracterizado por el incumplimiento de lo que firma y un pueblo con una capacidad de movilización creciente. El tiempo que ha transcurrido desde la firma del documento final hasta el día de hoy, ha permitido evidenciar la voluntad que tienen cada uno de los actores implicados en el desarrollo del proceso.

Entre los gestos más valerosos e histórico se encuentra, la dejación de armas del grupo guerrillero, la entrega del censo de las propiedades que están en su poder, además de la aceptación de vivir en Zonas Veredales que jamás fueron terminadas y que eran responsabilidad del Estado colombiano.

Al pasar la vista del otro lado de la moneda, se percibe a un Estado paquidérmico para la implementación, y un gobierno con falta de voluntad política, donde continúa primando los intereses de unos pocos, situación que para el caso de los acuerdos de paz, ha puesto en riesgo la vida de los exguerrilleros y la misma esencia de lo firmado en La Habana

A pesar de ello, las FARC continúan cumpliendo con lo acordado y hoy, el mundo presencia el paso histórico de lo que fue la insurgencia más antigua de Latinoamérica, a Partido Político legal que seguirá disputando el poder en medio de un sistema político caracterizado por eliminar a su contendor, por ser corrupto y excluyente y por vivir una crisis de legitimidad en la gran mayoría de los colombianos.

Este partido político que será lanzado el próximo primero de septiembre en la plaza de Bolívar, tiene el reto de devolver a las comunidades la confianza en la política, esa que han construido día a día en las zonas rurales del país, donde por décadas han estado presentes: política desde abajo, sabiendo leer lo que la población colombiana quiere y necesita, no solo la rural sino también las urbanas, construyendo hombro a hombro con los millones de pobres que añoran un cambio en el país y sus vidas.

Esta apertura democrática -que comienza a verse a pesar de todos los tropiezos que la ultraderecha le ha puesto y que hasta ayer se vio torpedeada por no querer prestar la plaza de Bolívar para un acto que el mundo espera ver- empieza a ser una realidad, con hechos claros y palpables, como protagonista al pueblo colombiano y sus organizaciones sociales y populares que siguen en la senda de construir paz con justicia social y seguir luchando porque las comunidades  urbanas y rurales tengan esos derechos sociales que el establecimiento ha negado históricamente.

Por: Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca (ACPA Cauca)

29 de agosto de 2017

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s