El nefasto modelo de salud en Colombia tocó las puertas de mi casa

SALUD

Hace un par de días viví en carne propia las consecuencias del desgraciado modelo de salud que tenemos millones de colombianos y colombianas. Ese modelo regido por la ley 100, que no vela por ella como un derecho fundamental sino como un servicio, que quien tiene plata la paga, sino te mueres esperando.

Por cuatro días estuve sembrado un una silla de pasta del hospital Susana López, en la ciudad de popayan. Viendo pasar las horas en medio de enfermos, todos arrinconados, maltrechos esperando atención de inmediato en la salsa de urgencias , que se parece más a una cárcel que un centro hospitalario.

Un procedimiento sencillo en una mano fue lo que me llevo ahí, cuando no demoro más de una hora cuando lo realizaron y desde el primer día estuvo aprobado por los médicos. Sin embargo, como en todos los hospitales públicos del país –estos que han sufrido las consecuencias de la constante privatización e inyección insuficiente de recursos-el sobrecupo es el pan de cada día, sumado a la falta de personal médico y una infraestructura no adecuada para la sanación y la curación, mucho menos para procedimientos quirúrgicos. Por ello, lo que debía pasar en cuestión de horas, pasó a ser algo de días, donde inclusive, se padece los malos tratos de algunos auxiliares de enfermería, que seguramente, agobiados por las largas jornadas laborales que les toca aguantar, terminan descargando sus molestias con los enfermos.

Este nefasto modelos de salud, regido por la ley que el mismísimo Álvaro Uribe Vélez –personaje nefasto del país que cursan en su contra un sin número de investigaciones- fuera ponente en su época de congresista, es lo que vivimos y nos enfrentamos día a día: el modelo de salud del acetaminofén y los paseos de la muerte, que hora tras hora cobra la vida de los pobres de nuestro país.

Ayer lo padecí yo, postrado en una silla de pasta muy parecida a una rimax, esperando ser atendido, viviendo en carne propia lo que los gobernantes mezquinos aprobaron como ley de la salud. Hasta cuando seguirá esto?, hasta cunado aguantaremos este pérfido modelo que no vela como derecho fundamental sino como un servicio?, cuando nos verán en las calles manifestando nuestro descontento generalizado contra esta miserable ley 100 y exigiendo la salud como derecho? Es hora de echar a andar la movilización por nuestros derechos ya! Esto también es parte de la lucha por la paz con justicia social!

Por: Luis Fernando Arango

27 de julio de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s