Y si comunicamos para la paz?

images

Tomada de: laremap

“Informar, organizar, proponer y construir deben ser principios de la comunicación en una Colombia que urge un cambio en su modelo económico y político.”

La historia reciente de los periódicos en Colombia muestra la decadencia en que se han convertido la mayoría de estos instrumentos de comunicación y que con un giro radical, pueden ser verdaderas herramientas de educación y construcción de cultura para la paz con justicia social.

Ante el asecho y seguimientos de las políticas del capital, diarios locales, nacionales muestran contenido para nada productivo a la sociedad y que no devela ninguna verdad sobre el acontecer diario. Lo que si se ve en los contenidos diarios de estos medios de comunicación escritos, es la reproducción de un modelo excluyente y privatizador que ha convertido estos importantes instrumentos de información en un gran circo mediático. En su contenido no hay más que problemáticas aisladas sin responsabilizar a quienes las han creado, defensa de la guerra y un sin número de letras que llaman a la confrontación entre la población.

La pérdida de una verdadera producción literaria acorde a las necesidades del pueblo es la política para los medios, porque en ningún momento se establece como objetivo develar los orígenes de esta desafortunada realidad que han creado unos pocos en aras de enriquecerse a costa de millones de colombianos. Ha triunfado sobre el periódico la ideología fascista que crea verdades a base del principio de la mentira, mientras se ha dejado a un lado la concepción educativa que en otros países se le dio.

Vetar la función educativa ha sido columna vertebral a lo largo de la historia: controlar a un pueblo ignorante es mucho más sencillo. Mientras los medios continúen en manos del capital seguramente esta realidad palpable seguirá intacta.

Es por ello que urge dar un giro total a la comunicación en Colombia. Se debe recuperar el papel fundamental del periódico: no solo debe informar la verdad, también tiene la responsabilidad de organizar la comunidad. En situación de injusticia el periodista tiene que estar al lado de la justicia: no puede ser un engranaje más de la gran maquina mediática que está en manos de unos pocos.

Empezar a organizar, construir y proponer un nuevo marco jurídico y político para los medios de comunicación es una tarea principal de quienes informan con la veracidad del caso. Una política popular de comunicación y una ley de medios alternativa, son tareas que permitirán abonar el camino hacia la reconciliación nacional. Sobre todo, en este momento único que pasa nuestro país: la posibilidad de construir paz en los territorios que en su momento fueron escenario de confrontación armada y que hoy ven la posibilidad de cambiar esa realidad que se originó por el despojo habitual de la oligarquía colombiana.

Por: Benjamín Muñoz
7 de julio de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s