Las FARC entregan las armas. Ahora, que el Gobierno cumpla

IMG_7394

7.132 armas de la guerrilla de las FARC-EP están en poder de la misión de la ONU. Con esto, la guerrilla cumple su palabra y la sociedad colombiana espera que el Gobierno haga lo mismo: entregue la tierra, democratice el sistema político, e implemente a cabalidad los acuerdos de La Habana.

La confrontación armada entre esta guerrilla y las fuerzas militares del Estado colombiano hoy pasa a la historia. La entrega de armas de una insurgencia que se armó hace ya 53 años para combatir un régimen oligárquico que ha negado condiciones de vida digna para las grandes mayorías, es una realidad. Con ello, se cierra un ciclo de violencia en la historia del país y se abre paso la esperanza de una nueva patria.

Gracias a los acuerdos de La Habana, hoy el pueblo colombiano celebra esta nueva etapa que comienza a nacer: la esperanza de construir una Colombia nueva al servicio de los millones de ciudadanos y ciudadanas que hoy se encuentran entre la pobreza y la explotación, de ver crecer en los campos las futuras generaciones sin riesgo de vivir con la zozobra de caer en medio de la confrontación armada.

Pero aún falta mucho por desarmar. Empezando por los odios que durante décadas los medios masivos de comunicación provocaron en la población civil, buscando generar el rechazo a quienes hoy entregan su fusil para combatir con la palabra como su única arma, en una arena política caracterizada por eliminar a su contendor político.

También, en este nuevo escenario se vive la violencia sistemática y el crecimiento paramilitar en contra de miembros de organizaciones sociales y de derechos humanos, aquellas personas que levantaron la bandera de la solución política y negociada al conflicto, conflicto que hoy ve su fin, pero que necesita urgente de protección real y efectiva para los líderes sociales y comunitarios.

Sumado a ello, los prisioneros políticos de la insurgencia continúan en las cárceles colombianas, a pesar de estar aprobada la ley de amnistía e indulto y que exigiendo que esta ley llegue a los patios y obtengan la libertad, iniciarán huelgas de hambre en diferentes partes del país.

Pero la esperanza de la paz con la implementación de los acuerdos es la oportunidad histórica y necesaria para comenzar a acabar con muchos de los problemas que aquejan esta sociedad y que viven las grandes mayorías. Por ello, es fundamental construir esta esperanza en hechos concretos de movilización, de defensa férrea en las calles y de exigencia al establecimiento para que cumpla lo acordado. Las FARC cumplieron, ahora que el establecimiento haga lo mismo!.

Hoy es un día histórico, sin embargo es apenas el comienzo de un futuro promisorio que vislumbra la disputa entre quienes ven en los acuerdos los cimientos de la paz con justicia social y de una clase oligárquica que pretende seguir con sus mezquinos intereses en beneficio de unos cuantos.

 Por: Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca (ACPA Cauca)

26 de junio de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s