Crecen los abusos policiales en Popayán

17426234_10210739430578697_8166704658828144983_n

Tomada de: Raul Legarda

Por: Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca (ACPA Cauca)
27 de marzo de 2017

El cuento que la policía esta hecha para cuidar a los ciudadanos se ha quedado en el papel. Ahora, este cuerpo institucional no es más que una fuerza de represión contra quienes tendría que proteger.

Impresentables, indignantes, ilegales y abusadoras, son las actuaciones de la policía nacional. En la ciudad blanca, los constantes ataques contra los trabajadores informales son una realidad que se vive a diario. Tan solo en la semana pasada, los ciudadanos fueron testigos de la brutalidad policial con que actúan sus miembros, con la fuerza desproporcional, típica de una institución que tiene entre sus fibras los revueltos más violentos de esta sociedad.

A esto se le suma la complicidad cínica de una administración municipal que persigue, estigmatiza y señala a su propia ciudadanía, a aquellos que debería proteger y poner al servicio el marco legal de la nación, para garantizar sus derechos. Sin embargo ocurre lo contrario: mientras la crisis de la ciudad ase acentúa, la pérdida de derechos va en incremento y las posibilidades de vivir en condiciones dignas se desvanecen entre las calles, lo único que reciben del establecimiento son bolillazos, perdida de los productos que intentan vender, retenciones de sus instrumentos de trabajo y sobe todo, la creciente conflictividad, promovida por los administradores de la ciudad.

Ahora, con el nuevo código de policía esta institución tiene la legalidad y luz verde para hacer lo que les plazca, para continuar agrediendo, golpeando, reteniendo y abusando de una autoridad ganada a punta excesos.

Definitivamente esta etapa que vive Colombia necesita urgente la refundación de esta institución. Este cuerpo de guerra que por décadas ha sido instruido para la violencia, debe ser reorientado, para que haga parte del proceso de implementación de los acuerdos de la Habana y la paz comience a verse en los campos y ciudades: acabar con el ESMAD, las formas abusivas del poder, los excesos y la brutalidad policial, entre tantos otros, son el principio de una policía que de verdad le sirva a las comunidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s