A 146 AÑOS DE LA COMUNA

17361909_1673350402691654_1189436677839002865_n

Por: Benjamín Muñoz
18 de marzo de 2017

“La comuna era, pues, la verdadera representación de todos los elementos sanos de la sociedad francesa, y, por consiguiente, el auténtico gobierno nacional. Pero, al mismo tiempo, como gobierno obrero y como campeón intrépido de la emancipación del trabajo, era un gobierno internacional en el pleno sentido de la palabra… la comuna concedió a todos los extranjeros el honor de morir por una causa inmortal.” Carlos Marx.

La historia de la humanidad ha tenido grandes acontecimientos que han puesto a temblar a los que ostentan han sabido concentrar el poder a partir de la explotación y el despojo del pueblo. Pero por ser estos, ejemplos y referencias que pueden darnos luces para transformar nuestra propia realidad, no se muestran o se distorsionan. Prueba de ello fue lo sucedido en París, el 18 de marzo de 1871, cuando miles de obreros y obreras parisinas, que impulsados por el hambre, la falta de tierra, por la guerra y por la explotación, decidieron romper las cadenas de la opresión y la esclavitud, para levantarse contra el Estado servil a las clases que por cientos de años los habían dominado.

Grandes masas de obreros se tomaron el poder, para así poner en marcha la primera experiencia del gobierno de los de abajo, hasta que los ríos de sangre de los dueños del capital irrumpieron cincuenta días más tarde, segando la vida de cerca de 30.000 mil luchadores y otros 50.000 encarcelados, que posteriormente fueron fusilados.

Este acontecimiento tan importante para la historia de los luchadores sociales, no se contará en las escuelas, ni aparecerá en las grandes cadenas de la televisión, pues no interesa a estos aparatos de ideología burguesa contar que durante esos cincuenta días de gobierno obrero se extirpó la burocracia estatal, se suprimió al ejército que disparaba contra su propio pueblo, se legisló de manera transparente a favor de las grandes mayorías desfavorecidas, que las fábricas clausuradas por los patronos pasaron a manos de quienes las trabajaban a modo de cooperativas, se acabaron con las herencias estatales que desangraban el presupuesto nacional, se aprobó la educación gratuita y la separación de esta del Estado y la Iglesia y además se erradicó el vandalismo, los hurtos y asaltos nocturnos existentes.

Hoy, 146 años después, debemos resaltar y reflexionar esta valiosa gesta, en donde los pobres parisinos se enfrentaron contra los enemigos del pueblo. Que para ellos prima el interés de clase, por encima de los intereses de su nación, pues la arremetida que hicieron para acabar con el gobierno obrero fue gestada y apoyada con soldados de Versalles reclutados en Inglaterra, soldados franceses liberados por Prusia y la guardia nacional de Francia.

La memoria de la comuna de Paris debe estar presente en las luchas sociales de nuestros pueblos, pues fue esta, la que en su momento unificó a un pueblo trabajador, para luchar por los derechos que hoy aun nos niegan. Ha sido tan importante la experiencia revolucionaria de la comuna, que inclusive ha permitido aprender de sus errores, que una revolución engendra consigo contrarrevoluciones sangrientas como pasó en Paris y como pasa en la Venezuela Bolivariana que levanta las banderas de los trabajadores explotados, sin importar su color, nacionalidad ni género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s