[Editorial] Paz: Discurso vs realidad

Editorial
26 de febrero de 2017

El gobierno habla de respetar a quienes piensen diferente, mientras reprime la protesta social en Nariño y Bogotá.
Habla de la importancia de implementar los acuerdos, mientras erradica forzadamente la coca.
Habla de la necesidad de avanzar en la reincorporación de la insurgencia a la vida civil, mientras mantuvo el abandono en las zonas de transición hasta que las denuncias se le salieron de las manos.
Habla de lo práctico y eficiente que resulta la vía rápida en el congreso para garantizar se hagan las modificaciones necesarias a la legislación actual, mientras aprovechan el ejercicio para negociar, levantar banderas electorales y demorar los cambios más importantes.
Habla de amnistía e indulto, mientras estos se mantienen en huelga de hambre los prisioneros políticos debido a los abusos de las autoridades y el abandono de la justicia para con sus situaciones.
Habla de promover la participación ciudadana, mientras sus funcionarios en los territorios cierran espacios, neutralizan a las organizaciones sociales y siguen favoreciendo a los grandes megaproyectos mineros contra la voluntad de las comunidades.
Habla de la necesidad del desminado para proteger a las comunidades, mientras lo hace solo en las zonas donde hay concesiones a grandes multinacionales.
Habla del fin del conflicto armado y la paz en los territorios, mientras los paramilitares siguen asesinando, atentando y amenazando a líderes sociales y defensores de derechos humanos todos los días en todo el país, además de desplazando a comunidades enteras como está sucediendo en el Catatumbo.
Habla de resolver las desigualdades estructurales de la sociedad, mientras impone una reforma tributaria y un modelo económico que profundizan las mismas y consolidan los privilegios del establecimiento.
Habla de combatir decididamente la corrupción, mientras sale a la luz el financiamiento a la campaña de Santos por parte de la constructora brasilera paladín de los sobornos para obras en Latinoamérica.
Habla de poner fin al guerrerismo en la política, mientras negocia cada paso que da con el uribismo y los sectores más rancios del conservatismo.
Habla de la inclusión social, mientras continúa negándole el acceso a la salud, la educación y la vivienda a miles de familias pobres.
En fin, habla día y noche, por todos los medios, de la construcción de la paz, mientras continúa profundizando su modelo de guerra e injusticia social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s