Continúa la guerra contra el movimiento social y popular

whatsapp-image-2017-02-23-at-09-28-08

Por: Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca (ACPA Cauca)
24 de febrero de 2017

Mientras el establecimiento, en cabeza del presidente Santos, instalaba en la ciudad de Popayán, la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, donde una vez más prometió ante los medios de comunicación justicia por los asesinatos cometidos y medidas “contundentes” para la protección de líderes sociales y defensores de derechos humanos y un libre ejercicio de la oposición política, la cruda realidad es muy diferente: se intensifican las amenazas, los atentados y asesinatos, a la vez que el trato militar y desproporcionado a las comunidades movilizadas de Colombia.

En la capital caucana, horas después de la instalación formal de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, Alejandra Parra -integrante del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica, quien ha sido la compañera sentimental de Jonathan Centeno, vocero de esta organización- fue una vez más abordada por dos hombres, quienes, apuntándole con un arma de fuego, le amenazaron: “dígale a Jonathan que la próxima vez no le volvemos a advertir”, en una clara situación que pone en riesgo la vida e integridad del líder y de la Marcha Patriótica. (Ver: Hostigan y estigmatizan a vocero de Marcha Patriótica en el Cauca)

A esta nueva amenaza se suma la incursión de un grupo armado en Argelia. Según denuncia pública, la Red de Derechos Humanos “Francisco Isaías Cifuentes” dio a conocer a la comunidad nacional e internacional la presencia de dos hombres fuertemente armados y encapuchados que hicieron presencia en la vereda Botafogo y con lista en mano, preguntaron por tres jóvenes, uno de ellos miembro de la Asociación Campesina de Trabajadores de Argelia, organización filial a la Marcha Patriótica, y los otros dos, partícipes de las actividades de dicha organización.

Por su parte, en días pasados, el grupo paramilitar denominado “Aguilas negras” entregó panfletos a varias personas en el municipio de Totoró, donde entre diferentes amenazas, ponen como objetivo militar a miembros de la Asociación Campesina de dicha zona, organización perteneciente a la Marcha Patriótica.

Pero quizás, la situación más compleja, se presentó en el municipio de Sucre, en contra de Edwin Jair Solis Muñoz, dirigente campesino y miembro de Marcha Patriótica; quien días antes, cuando regresaba a su finca, observó a varios sujetos encapuchados portando fusiles, los cuales dispararon contra su humanidad, afortunadamente, sin impactarlo.

A su vez, resulta de gravedad que al mismo tiempo que el gobierno dedica sus discursos hablando de paz y reconciliación, en estos momentos, a los campesinos cultivadores de coca de Tumaco, Nariño, se les está dando un tratamiento de guerra. Debido al abandono estatal y la erradicación forzada que vienen padeciendo, las comunidades decidieron movilizarse para hacer cumplir lo acordado en el punto de “Sustitución de cultivos de uso ilícito” de La Habana, a fin de comenzar a transformar el territorio en aras de la construcción de la paz. Mientras el gobierno predica la solución dialogada y concertada, envía al ESMAD y al EMCAR a reprimir esta legal y legítima protesta social de manera desproporcionada, hecho invisibilizado por los medios masivos de comunicación.

Continuar negando el paramilitarismo, es una cortina de humo que promueve impunemente sus acciones. ¿Hasta cuándo seguirá el establecimiento manteniendo a la paz en el discurso y a la guerra en los hechos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s