Cambiar el sentido común para una Colombia en PAZ

peace-and-hate

Por: Benjamín Muñoz
9 de febrero de 2017

” Un sentido común para crear verdaderos liderazgos morales y culturales e ideas fuerzas que construyan, enriquezcan y defiendan el valor de lo público y que ataquen de manera frontal la privatización y la venta de nuestros recursos.”

La etapa que vivimos en nuestro país tiene una trascendencia histórica, aún no comprendida en su totalidad. Acabar con una guerra de más de cincuenta años es el primer paso para refundar una nueva patria, entre las ruinas de esta lacerada que continuamos presenciando. La implementación es el segundo paso. Los acuerdos de La Habana contienen en su esencia la búsqueda de una verdadera democracia, que garantice los derechos sociales, económicos y culturales para las grandes mayorías, pero sobre todo, reivindican a las miles y miles de víctimas que ha dejado este conflicto social armado.

Sin embrago esto no vendrá de por sí solo. Enemigos de la paz, empresarios, terratenientes y políticos corruptos permeados por parapolítica, vienen embistiendo esta victoria del pueblo colombiano por cualquier vía y sin escatimar esfuerzos. Parece que los baños de sangre durante décadas no le han sido suficientes y necesitan de ellos para seguir enriqueciéndose.

Edificar esta nueva historia será entonces la tarea de campesinos, indígenas, negros, estudiantes, trabajadores del Estado, trabajadores informales, madres cabeza de familia, madres comunitarias, defensores de derechos humanos y en síntesis, de todos y todas que han puesto su empeño en devolver la patria a las comunidades para que el buen vivir este presente.

Acabar con la corrupción, cambiar la institucionalidad, garantizar los derechos e implementar los acuerdos es la apuesta a construir para cambiar el sentido común de las comunidades.

Un nuevo sentido común que permitirá construir una nueva política, legitima y que no nade en medio de la crisis que hoy vivimos. Un sentido común para crear verdaderos liderazgos morales y culturales e ideas fuerzas que construyan, enriquezcan y defiendan el valor de lo público y que ataquen de manera frontal la privatización y la venta de nuestros recursos.

Esta historia aún por construir estará atravesada por elecciones al congreso y presidencia, debe ser una disputa del pueblo para extirpar de nuestra sociedad la violencia política amañada en la oligarquía, la corrupción de la que tanto esta permeada los partidos políticos del régimen y que hoy los tiene en tela de juicio con el caso de Odebrechet, la injusticia por la que estamos pasando y proyectar y echar a andar la paz con justicia social que tanto necesitamos y lo público como un espacio que garantice los derechos sociales, económicos y culturales para una Colombia nueva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s