Sucre cabalga entre nosotros

images

Por: Alexandra Cepeda
3 de febrero de 2017

Un día como hoy, hace 222 años, nacía en Cumaná, Capitanía General de Venezuela, Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá. Patriota desde la primera hora, luchó incansablemente por la libertad de los pueblos nuestroamericanos hasta liderar él mismo la campaña final, la que libertó el Perú, creó Bolivia y terminó con la presencia española en nuestros territorios para siempre. Cubierto de gloria, al punto de ser solo igualado por El Libertador, negó cargos de poder y quiso retirarse a disfrutar de la vida familiar con su bebé recién nacida, cuando sicarios santanderistas le dieron muerte en la montaña de Berruecos, hoy departamento de Nariño.

Muy poco nos han contado de su vida, sus aciertos y errores, su muerte e influencia en la política hasta el día de hoy. El establecimiento no le dio jamás ningún reconocimiento; sí su pueblo, el grancolombiano, que agradecido, nombró hijos, pueblos, municipios y departamentos en su honor.

Sus particularidades históricas y su personalidad constituyeron el ejemplo del patriota, lo que despertó recelos, envidias y odios. Nació venezolano, y aunque vivió y murió como grancolombiano, las oligarquías regionalistas, que no deseaban compartir sus privilegios con ningún pueblo, ni con el suyo mismo, siempre lo consideraron un extranjero. Era un hombre que no aspiraba al poder, a los grandes cargos, sino a servir a la causa patriota, con modestia, honestidad, voluntad y carácter a prueba de toda dificultad. Diría Bolívar de él: “Siempre se distinguía por su infatigable actividad, por su inteligencia y por su valor. (…) Para el General Sucre todo sacrificio por la humanidad y por la patria, le parece glorioso.”[1]

Era joven, adorado por sus soldados y por quien lo conociera, un verdadero líder popular. Sigue Bolívar: “Aquellos pueblos veían en él su Libertador, su amigo; se mostraban más satisfechos del jefe que les era destinado, que de la libertad misma que recibían en sus manos.”[2] Fue el único General del Ejército Libertador en liberar territorios y dejar a voluntad del pueblo los destinos de su patria, como hiciera en el Alto Perú, hoy Bolivia. Estas actitudes y decisiones tan coherentes con los principios de la causa, le ponían la vara muy alta al resto de los generales, de los cuales, la gran mayoría, solo quería tierras, privilegios, poder.

“Su adhesión al Libertador y al Gobierno lo ponían a menudo en posiciones difíciles, cuando los partidos domésticos encendían los espíritus. El General Sucre quedaba en la tempestad semejante a una roca, combatida por las olas, clavando los ojos en la patria, en la justicia y sin perder, no obstante, el aprecio y el amor de los que combatía.”[3]

Como Comandante del Ejército del Sur, tuvo la responsabilidad de libertar el suroccidente colombiano, como se le llamaba en la época, la provincia del Cauca. En estos territorios jugó un papel decisivo con su arte para hacer la política y la guerra. Pero se encontró con una oligarquía reacia a la unión, a las verdaderas libertades políticas y al reconocimiento de los derechos de los pueblos. Esta estaba conformada, tal como hoy, por los grandes hacendados de Popayán y de Pasto, y se encontraba fuertemente vinculada a la burocracia colonial.

A fin de sabotear el proyecto libertador en esta región, la oligarquía, en cabeza de Francisco de Paula Santander, le enfrentó a Sucre al coronel (primero realista, luego santanderista) José María Obando. Él era la persona indicada para manipular a las poblaciones en su contra, dado que conocía tanto su idiosincracia como el resentimiento que se había generado por las vicisitudes de la guerra y la propaganda sucia, contra Bolívar y Sucre. Es por esto que Santander y el Obispo Jiménez de Enciso, coincidieron en nombrarlo Comandante Militar en 1825. En alianza con la élite de Popayán y de Pasto, Obando planifica la muerte del General Sucre, constituyendo el primer asesinato político de importancia efectuado por el establecimiento; estaría a millones de víctimas más de ser el último.

Con la victoria del proyecto liberal oligárquico liderado por Santander, Sucre fue borrado de la historia de Colombia. Sabían y saben, lo peligroso que es para sus privilegios que el espíritu del Gran Mariscal siga cabalgando por nuestros territorios, con los principios y la determinación de ser libres por delante.

“El General Sucre es el Padre de Ayacucho: Es el redentor de los hijos del Sol; es el que ha roto las cadenas con que envolvió Pizarro el imperio de los Incas. La posteridad representará a Sucre con un pie en el Pichincha y el otro en el Potosí, llevando en sus manos la cuna de Manco-Capac y contemplando las cadenas del Perú rotas por su espada.”[4]

Fuentes consultadas
. Biografía de Sucre, por Simón Bolívar. [1][2][3][4]
. Importancia del General Antonio José de Sucre en la historia de Colombia, de Alonso Valencia Llano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s